Reise, Reise - Dalai Lama


La letra de la canción proviene de Der Erlkönig (El Rey de los Elfos), un poema escrito por Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832) en 1782 y posteriormente muy estudiado por muchos compositores, incluyendo Franz Schubert (1797-1828) en el año 1815. La banda consideró denominar la canción como "Der Erlkönig" en homenaje al poema de Goethe. "Flugangst" ("Miedo a volar") era el nombre que Rammstein había barajado previamente para la canción. Con excepción de esta referencia muy superficial (el Dalai Lama actual padece de aerofobia), el grupo no hace referencia en la letra de la canción a cualquier relación entre miedo a volar y budismo tibetano.

La canción pone al día el argumento del poema, sustituyendo al hombre y al niño que viaja a caballo en sus brazos por un hombre y un niño que viajan en un avión y reemplazando al Erlkönig por el que denomina “rey de todos los vientos”. Al igual que en el poema, los viajeros son amenazados por un extraño espíritu que invita al niño a unirse con ellos y que sólo él puede oír. La versión de Rammstein se diferencia notablemente del poema original de Goethe sobre todo en lo relativo a la descripción del destino del niño. En el poema, los gritos del niño ya abducido alarman al padre que monta en caballo y, con el niño en sus brazos, se dirige a casa justo en el instante en el que detecta que su hijo ya está muerto:

El padre se estremece, corre raudo,
sostiene en (sus) brazos al niño gimiendo.
alcanza la casa con esfuerzo y urgencia.
En sus brazos el niño yace sin vida.

Rammstein reemplaza los elementos de la historia: tras correr a través de la tormenta enviada por el "rey de todos los vientos" que amenaza a los pasajeros, el padre aterrorizado asfixia al niño al sujetarlo demasiado fuerte y hace que su alma se reúna con sus "hermanos" los vientos:

El padre ahora está sosteniendo el niño
y lo ha presionado firmemente contra sí
Él no nota la dificultad de la respiración
Pero el miedo no conoce piedad
Así el padre, con sus brazos,
exprime el alma del niño
que se reúne con los vientos.

Dalai LamaDalai Lama


Ein Flugzeug liegt im Abendwind,
an Bord ist auch ein Mann mit Kind,
sie sitzen sicher, sitzen warm,
und gehen so im Schlaf in's garn

In drei Stunden sind sie da,
zum Wiegenfeste der Mama,
die Sicht ist gut,
der Himmel klar

Weiter weiter in's Verderben,
wir müssen Leben bis wir sterben,
der Mensch gehört nicht in die Luft,
so der Herr im Himmel ruft,
seine Söhne auf dem Wind,
bringt mir dieses Menschenkind

Das Kind hat noch die Zeit verloren,
da springt ein Wiederhall zu Ohren,
ein dumpfes Grollen treibt die Nacht,
und der Wolkentreiber lacht,
schüttelt wach die Menschenfracht

Weiter weiter in's Verderben,
wir müssen Leben bis wir sterben,
und das Kind zum Vater spricht,
hörst du denn den Donner nicht,
das ist der König aller Winde,
er will mich zu seinem Kinde

Aus den Wolken tropft ein Chor,
verkriecht sich in das kleine Ohr,
aus den Wolken tropft ein Chor,
verkriecht sich in das kleine ?Ohr

Komm her,
bleib hier,
wir sind gut zu dir

Komm her,
bleib hier,
wir sind Brüder dir

Der Sturm umarmt die Flugmaschine,
der Druck fällt schnell in der Kabine,
ein dumpfes Grollen treibt die Nacht,
in Panik schreit die Menschenfracht

Weiter weiter ins Verderben,
wir müssen Leben bis wir Sterben,
und zum Herrgott fleht das Kind,
Himmel nimm zurück den Wind,
bring uns unversehrt zur Erde

Aus den Wolken tropft ein Chor,
verkriecht sich in das kleine Ohr,
aus den Wolken tropft ein Chor,
verkriecht sich in das kleine Ohr

Komm her,
bleib hier,
wir sind gut zu dir

Komm her,
bleib hier,
wir sind Brüder dir

Der Vater hält das Kind jetzt fest,
hat es fest an sich gepresst,
wehrt sich jetzt in Atemnot

Doch die Angst kennt kein Erbarmen,
so der Vater mit den Armen,
drückt die Seele aus dem Kind,
diese setzt sich auf den Wind,
und singt:

Komm her,
bleib hier,
wir sind gut zu dir

Komm her,
bleib hier,
wir sind Brüder dir

Un avión vuela en el viento de la tarde
A bordo están también un hombre con un niño
Sentados seguros, sentados cálidamente
Y van al sueño en hilo

En tres horas están allá
Para la gran fiesta de la momia
La vista es buena, el cielo claro

Más allá de la destrucción
Debemos vivir hasta morir
Los hombres no pertenecen al aire
Así que el señor del cielo llama
A sus hijos en el viento
Traedme a ese niño

El niño ha perdido el tiempo ya
Entonces suena un estruendo en sus oídos
Un torpe gruñido conduce la noche
El que maneja las nubes ríe
Sacude despierto a los pasajeros

Más allá de la destrucción
Debemos vivir hasta morir
Y el niño dice al padre
¿No escuchaste el relámpago?
Aquél es el rey de los vientos
Él me quiere como su niño

De las nubes gotea un coro
Se arrastra por el pequeño oído
De las nubes gotea un coro
Se arrastra por el pequeño oído

Ven aquí,
Quédate aquí
Somos buenos para ti

Ven aquí
Quédate aquí
Somos hermanos tuyos

La tormenta abraza la máquina voladora
La presión baja rápidamente en la cabina
Un torpe gruñido conduce la noche
Los pasajeros gritan de pánico

Más allá de la destrucción
Debemos vivir hasta morir
Y el niño suplica a Dios
El cielo hace que se vayan las nubes
Nos trae ilesos a tierra

De las nubes gotea un coro
Se arrastra por el pequeño oído
De las nubes gotea un coro
Se arrastra por el pequeño oído

Ven aquí,
Quédate aquí
Somos buenos para ti

Ven aquí
Quédate aquí
Somos hermanos tuyos

El padre ahora sostiene al niño
Lo ha apretado fuertemente a él
Resistirse dificulta la respiración

Pero el miedo no conoce la piedad
Así que el padre con los brazos
Saca el alma del niño
Esta se sienta en las nubes
Y canta:

Ven aquí,
Quédate aquí
Somos buenos para ti

Ven aquí
Quédate aquí
Somos hermanos tuyos